Hablemos del Trapillo

Hablemos del Trapillo

Amamos el trapillo, no lo podemos negar. Es que se pueden hacer tantas cosas lindas...y muy rápido. Canastos, alfombras, individuales, almohadones, puffs, bolsos, clutchs y mucho más.

Pero antes de empezar a crear con éste material, hay algunas cosas importantes que tenés que saber.

¿Cómo se teje?

Si ya sabés tejer, es lo mismo que tejer lana o hilo, podés usar crochet o dos agujas (en general usamos crochet, pero es sólo una cuestión de gustos) y por supuesto aguja bien gruesa, en general de 15mm. Los puntos son los mismos, sólamente tendrás que tener en cuenta no apretar mucho el punto, para que no tienda a enrollarse y otras particularidades del trapillo que te contamos a continuación.

Sobre el grosor y el rendimiento

Dada su condición de material reciclado textil, no tiene un estándar de grosor definido, como si lo tienen la lana o hilo. La variación en su grosor no sólo está dada por el ancho de la tira, si no también por el grosor (tipo) de la tela. Es por esto que aún teniendo dos ovillos exactamente del mismo peso, su rendimiento puede ser distinto.

Variaciones en el mismo ovillo

Dada su condición de material reciclado textil, no tiene un estándar de grosor definido, como si lo tienen la lana o hilo. La variación en su grosor no sólo está dada por el ancho de la tira, si no también por el grosor (tipo) de la tela. Es por esto que aún teniendo dos ovillos exactamente del mismo peso, su rendimiento puede ser distinto.

Puede pasar que te encuentres con alguna variación de grosor dentro del mismo ovillo, en gral es un tramo muy corto. En caso que se afine mucho respecto a como venías (sólo si la variación es muy grande), te recomendamos que cortes esa parte y empalmes donde vuelve a engrosarse. Si no vas a tener un resultado desigual. 

Lo mismo con los nudos, difícil disimularlo, lo mejor es cortar y empalmar.

Como empalmar? Tenés dos opciones, levantar el nuevo punto con el nuevo tramo (como cuando cambias de color) e ir escondiendo debajo de los nuevos puntos los ¯cabos sueltos¯ o coserlos con hilo del mismo color.

También podés encontrarte con alguna marca de corte o manchita, pero eso es lo más sencillo de disimular y si no podemos disimularlo, hacemos lo mismo que con los nudos o las variaciones de grosor.